KAMIKAZE

Según la Real Academia de la Lengua Española un Kamikaze es una persona que se juega la vida realizando una acción temeraria.

Según mi propia definición una persona kamikaze es aquella que se deja la piel en ir a por aquello que quiere, aunque las posibilidades de que lo consiga sean muy remotas o casi nulas.

Pues bien, dicho esto diré que hace falta más gente así, necesitamos gente que se deje la piel, que no piense en el mañana sino en el aquí y el ahora  que, al fin y al cabo, es lo único que tenemos con certeza. El mundo escasea de gente de verdad, gente con objetivos y con ganas de jugar y de jugársela. Todo o nada. All in. Porque nadie debe hacernos creer que merecemos poco, que merecemos menos.

5dd2185b6d1a96a1a9e9f702d89de368

 

Los kamikazes lo queremos todo, y no hay nada más inspirador que alguien luchando por conseguir algo. No hay nada más inspirador que alguien que cree en sí mismo. Un kamikaze es una persona que salta al vacío aún sabiendo que puede que el paracaídas no llegue a abrirse, pero ya nos lameremos las heridas más tarde, porque ahora toca lanzarse de cabeza y con las ganas renovadas. Un kamikaze no sabe las veces que se ha caído, sino las veces que se ha levantado y esa cuenta amigos, esa cuenta es infinita. Porque un kamikaze sabe que lo que cuenta es intentarlo, no haber abandonado antes de tiempo. Un kamikaze no sabe lo que es la rendición. Por nuestra parte que no quede, por nosotros que no sea. Porque al mundo le faltan valientes, gente que no se achante ante una dificultad, que antepongan la meta a cualquier obstáculo que encuentren en el camino, luego… ¡YA SE VERÁ!

Que todo salga como tenga que salir.

13e1023318571d4988fbde330b021f7d

 

Esa gente que mide, que no avanza, que está en el mismo sitio, que no se deja llevar, esa gente que tiene miedo a perder lo poco que tienen… Esa gente no vive, tan sólo existe.

Deja que tus sensaciones te muevan, haz lo que te pida el cuerpo. Más corazón y menos razón, que ésta siempre intenta echarnos el freno y a nosotros nos gusta ir sin ataduras ¡a ver hasta donde somos capaces de llegar!

En fin, que sí. Que estamos locos, que tenemos caídas, pero que no nos cansaremos de intentarlo, no queremos quedarnos con la duda, no pensamos quedarnos a medias. Si amamos tanto ser así es precisamente porque trae cosas buenas ¡qué digo buenas! BUENÍSIMAS. Que una victoria es más dulce cuando has ido a por ella con todas las ganas que tienes, pero claro eso solo lo sabrás si eres una persona kamikaze, como yo.

794456d1da3bccc9158b0cc1ffa80ed8

Optimistas, soñadores, románticos, valientes, locos, llámanos como quieras. Sea como sea no vamos a dejar de intentarlo, aunque cada vez el precipicio sea más alto y el paracaídas más viejo… ¡ALLÁ VAMOS!

giphy

 

Dedicado a L. y a las eternas y repetitivas conversaciones de whatsapp que han inspirado esta entrada. #siemprekamikazes

RG

Anuncios

a ti, Papá

Siempre tengo una cálida voz que me contesta al otro lado del teléfono cuando me encuentro perdida, alguien que tiene la forma más amable de calmarme.

Tengo un compañero de carretera que siempre sabe por dónde va, al que jamás he visto perderse.

Tengo un gran sabio que nunca se ha quedado sin saber qué decir ante las innumerables preguntas que sin sentido le realizaba una chiquilla demasiado curiosa.

Tengo un maestro que me enseñó a amar el cine, de cualquier época y de cualquier género. Pero que si  incluyen tiros mejor que mejor.

Te tengo a ti papá… a ti, que me aguantas cuando no lo hago ni yo, que siempre me has demostrado la fe incondicional que tienes en mí y en todo lo que hago.

63c45e4699870a33b7875ad1e7537695

A ti, que te alegran más mis éxitos que a mí misma y te duelen más mis penas que las tuyas.

Te tengo a ti, que me has enseñado  a amar todo aquello que haga y a no dejar de intentarlo nunca. Que tu historia demuestra que quien la sigue la consigue y que quien quiere puede.

Te tengo a ti, que desde pequeñita ya ahuyentabas a los monstruos de debajo de mi cama y ahora me adviertes de los fantasmas que me quieren llevar a ella. Porque como dices, tú también tuviste veinte años.

A ti, que junto a mamá me hicisteis hermana mayor dos veces. Y no me cansaré nunca de agradeceros esos dos grandes regalos.

Te tengo a ti, que eres y serás siempre el gran y verdadero hombre de mi vida. El que me ha enseñado ante todo a ser humilde y a recordar siempre de dónde procedo, da igual donde me encuentre, nunca debo olvidar de donde vengo.

Tú, con el que tengo un máster en discusiones y disculpas. Y es que somos demasiado parecidos como para no hacerlo. Pero también nos queremos demasiado como para que esas disculpas no lleguen. Y es que ya sé que te exaspero, que a veces no sabes por dónde te voy a salir y que tratas entenderme con todas tus fuerzas, aunque a veces no puedas.

912c44946ad3e2c922d3a2559b146460

Por eso hoy, que ni es tu día ni tu cumpleaños ni ninguna fecha a señalar te digo porque sí y porque me da la gana que eres mi debilidad, que nunca podré agradecerte todo lo que haces por mí y que nunca seré lo bastante mayor como para no necesitarte.

Porque seguiré llamándote cuando no entienda que es lo que le pasa al coche o cuando crea que la he liado más de la cuenta con mamá, porque seguiré necesitando que ahuyentes monstruos y que mantengas a raya a los fantasmas, ya que cada vez tengo más claro que el único príncipe que no destiñe eres tú.

Porque seguiré dándote siempre las buenas noticias en persona, da igual donde esté, pero esa cara no me la pierdo por nada del mundo.

Porque siempre seguiré siendo esa niña que tu moldeaste y que yo me encargué de transformar a mi manera para ser quien soy hoy.

Porque eres  mi gran debilidad. Nos lo has dado todo, sin recibir a veces demasiado y nunca te hemos escuchado quejarte, a pesar de que en ocasiones eres demasiado gruñón.

Porque te lo he dicho muchas veces pero nunca como ahora y es que “Fuiste, eres y serás mi héroe siempre”

A ti, Papá.

Te quiero

gif

Eres apta para el amor.

Olvida todo aquello que estas pensando, destiérralo lejos y no le des la más minima oportunidad de volver, ciérrale la puerta para que no vuelva a entrar y deja de ahogarte en ese maldito vaso de agua, porque no, no tienes ningún defecto grave, no posees tara alguna y eres APTA PARA EL AMOR.

Eres apta para el amor porque eres perfecta así  como eres, con tus manías, tus malos hábitos y tu pésimo gusto para elegir conquistas, reconócelo.

2b15718b69a513d3dcebb691f57f8135

Eres apta a pesar de tus días malos, de no dar pie con bola en ocasiones y de que hayas perdido la fe de poder serlo algún día. Porque estas convencida de que todos los príncipes azules  destiñen al primer o, con suerte, segundo lavado. Porque estas harta de tu mala suerte, de elegir mal o de fijarte siempre en el chico malo, que por otra parte ¡cómo nos gustan!

Porque te has repetido mil veces que igual debes bajar el listón, no ser tan exigente, dejar pasar ciertas cosas… ¿recibir menos de lo que mereces? No amiga, lo siento pero no.

Eres apta para el amor con todas tus virtudes, tus exigencias, con tu listón por las nubes, que al fin y al cabo a la hora de la verdad no nos sirve para nada, con tu lista de fracasos, de rupturas y decepciones. Eres apta por todo ese aprendizaje que cargas en tu mochila, por todas esas caídas sentimentales, estudiantiles y laborales. Eres apta por levantarte cada una de esas veces, asúmelo. SÍ, ERES APTA.

08b3e6177f141264753791cbfebab77d

No, no tienes ninguna maldición, ni te han echado un mal de ojo, ni te quedarás sola para siempre, aunque no se esté nada mal, ni morirás rodeada de gatos. Sí… yo también he pensado en algún momento todas esas absurdeces.

Eres apta de sobresaliente pero aún no ha llegado tu momento o tal vez llegó pero ahora la vida te prepara algo mucho mejor, ya sea en pareja o rodeada de toda la demás gente que te quiere. Porque el mundo está loco, porque ahora que lo tenemos todo tan fácil es cuando más difícil nos lo ponemos, porque no, porque sé que ya no te crees nada, porque piensas que tus amigas son tu verdadero amor, y amiga… ¡no puedes estar más en lo cierto!

 

Porque ahora ya no se conquista y tú estas harta de sonreírle a una pantalla o de enfadarte con la misma a la que sonríes, o que la mayor prueba de amor sea un like en cualquiera de las mil redes sociales que ahora usamos. Porque antes era todo más bonito y todas lo sabemos, incluida yo, que nunca me ha fascinado eso del romanticismo… hasta lo echo de menos.

giphy

Eres apta aunque ahora pienses que no, aunque estés cansada de primeras citas, de entablar las típicas conversaciones de precalentamiento y estés cansada de que no te termine cuadrando nadie y que el que te cuadra no te haga caso, juegue al despiste o ya le cuadre a otra o a otro… ERES APTA, créeme.

Pero amiga al igual que todo pasa también todo llega, prioriza, disfruta, vive, aprovecha cada momento sin esperar a ese príncipe desteñido, que ya aparecerá algún sapo perfecto para tí, que adore todos y cada uno de tus defectos y que alabe todas y cada una de tus virtudes. Porque todos estamos aptos para encontrar a alguien a nuestra medida, que mire hacia la misma dirección y que salte precipicios con nosotros. Tiempo al tiempo, no lo busques: espéralo. Cada cosa llega en el momento justo y todo lo que puedes hacer es vivir muy fuerte antes, durante y después porque para eso también ERES APTA, no lo olvides.

97f1dbb600c4022785148be8e861912b

Ella no sabe estar a medias

Ayer me encontré con ella, estaba distraída y con la cabeza en otro lado. Me contó que le ha vuelto a suceder y que ha vuelto a caerse, que el golpe ha sido desde muy alto y que ha dolido igual o más que las primeras veces. 
Le ha vuelto a pasar. Se ha vuelto a enamorar. Ha vuelto a confiar y se ha dejado llevar como si su corazón no estuviese ya remendado (por varias veces, además). Ha vuelto a soñar como si de la primera vez que soñara se tratase. Ha vuelto a ir poniendo poco a poco toda la carne en el asador, otra vez. Como si no tuviera antecedentes de desastres amorosos anteriores.

  
¿Cómo lo haces?– le pregunté- ¿cómo puedes volver a vivir una historia de amor cuando te han pisado el corazón tan fuerte antes?-.

Me contó que no sabe hacerlo de otra forma, que no puede darse a medias, que no concibe el amor sin una completa entrega, al cien por cien.

-No se estar a medias- me dijo.

Me contó también que su corazón sana y renace más fuerte, que las heridas no la hacen más vulnerable sino más peligrosa, ya que un corazón que sobrevive se alista al frente más valiente y fuerte. Me dijo que le cuesta, por supuesto que le cuesta, pero que sus peleas y monólogos internos merecen la pena, que nadie de quién se ha enamorado se ha ido sin enseñarle nada. Ninguna historia ha sido en vano, o eso dice. 

  
Dice que merece la pena, que se conoce más y encuentra nuevas facetas suyas cada vez que tropieza. Que algún día todos los fallos encontrarán todo su sentido cuando Él llegue. Cuando la otra parte de la historia se quede y no pretenda irse a ninguna parte. Algún día le agradecerá al universo todos aquellos comienzos que, al final, fueron finales, porque le habrán enseñado a quererse y a querer mejor y más fuerte, a querer valiente y a querer sin miedos, sea cuales sean las circunstancias y los contratiempos.

  
Me contó también que se ha enamorado pocas veces, que ha habido muchas historias pero pocas de verdad. Me dijo que o no le gusta nadie o le gusta alguien a morir. Dice que no piensa cambiar, que no le va a achantar algún rasguño que otro más. Dice que la pieza que ha de complementarla tiene que llegar, que no la busca pero que si la espera. Sostiene la teoría que si le cierra las puertas a aquello por lo que puede perder la cabeza, se arriesga a no conocerlo nunca. La ví feliz a pesar de todo, así es ella. Da igual las tiritas, sentimentalmente hablando, que se haya puesto en sus apenas veintipocos años. Se levanta y sigue como si nunca hubiera caído, sin evidencias de ello. Maquillando el rasguño y estrenando sonrisa ¡cómo tiene que ser!

  
Creo que ella no sabe estar a medias porque, pase lo que pase, siempre está completa.

Maldita dulzura la tuya, diciembre.

Diciembre, maldita dulzura la tuya que llegas para gritarnos todo aquello que con tu anterior visita nos habíamos propuesto. Maldita dulzura la que tiene diciembre, que a todos nos entran esas ganas de Navidad, esa que se huele cuando él llega, cuando para recibirlo las ciudades se ponen sus mejores galas y se visten de luces, cuando ya te ofrecen polvorones en casa de la abuela.

Processed with VSCOcam with t1 preset Processed with VSCOcam with c1 preset

Pinterest

Diciembre, que llega para que hagamos balance, para rebobinar y revivir lo que nos han ofrecido todos sus demás amigos. Nos recuerda todo lo que los demás meses nos han dejado pasar, todos los propósitos escritos aquel 31 de diciembre de 2014 y que ahora se encuentran olvidados en un papel arrugado en algún cajón de casa o en una nota perdida por la memoria de tu móvil, y que, quién sabe si llegaste a tachar alguno. Yo no.

Tú, Diciembre, que nos proyectas todo lo que no hemos sabido hacer mejor; aquella entrevista, aquella carrera, aquella persona… Maldita dulzura la tuya, Diciembre, que no nos das opción a resetear para olvidar aquello que podríamos haber evitado o para volver a hacer aquello otro que nos pintó una sonrisa en la cara o simplemente a experimentar con lo que no nos atrevimos.

Y no, Diciembre, no hablo del único mes al que acudimos al gimnasio en lugar de los doce que apuntamos, tampoco de que aún no hayamos dado el paso para vivir, o al menos intentarlo, de aquello que realmente nos gusta, ni siquiera de que esa cajetilla de tabaco siga acompañándonos desde entonces. Hablo de que has llegado demasiado pronto, que no nos has dejado tregua para afrontar el hecho de que te acercabas, que ya ha pasado un año desde que nos visitaste y a mí me parece que este año ha tenido meses de menos.

d729ddd77b4a1062093a7a94c9420261

Pinterest

Y es que no somos conscientes de lo fugaz del tiempo, pensando que siempre tendremos tiempo para todo, pensando que éste pasa lento, pensando que seremos eternos. Que ya habrá otra oportunidad mejor o que ya cogeremos el próximo tren. Pero, sin itinerario no sabemos cuándo o dónde, ni siquiera podemos tener la certeza de que vaya a haber próximo.

Bendita dulzura la tuya, Diciembre, que llegas siempre oportuno para recordarnos que el tiempo se escapa y que debemos exprimirlo tanto como podamos.

Bendita dulzura la tuya que vienes y nos regalas doce meses de nuevas oportunidades y nos dejas cuando te vas otro libro en blanco para rellenar cada una de sus páginas y empezar de nuevo, con mejores propósitos, que seguramente no cumpliremos, pero es que eres tan maravilloso que también nos dejas la esperanza y la ilusión para intentarlo de nuevo.

Maldita o bendita la dulzura de este diciembre nuestro que hoy aterriza, siempre es un placer volver a tenerlo de vuelta.

aeef01e85cbdb36cae4a370697f5544e

Pinterest

¡Bienvenido Diciembre, sorpréndeme!

 

De cara a la galería

Hay miedo, mucho, y aún no sé de qué. Hay miedo de perder esas atenciones, hay miedo de que pasen página antes que nosotros, hay miedo de elegir el camino difícil, hay miedo a lo nuevo.

Hay miedo a quedarse soltero.

Sí, sé que junio es el mes de las rupturas. Que algunas relaciones se quedan pendientes para la recuperación de septiembre y que el verano invita a la soltería.

Todo eso me parece genial si ese es el camino que de verdad has querido escoger, aunque haya tenido que venir junio a darte un toquecito de atención.

06ad112a269ee7c894d43f011982745f

Pero por otro lado están esas parejas, da igual si llevan más o menos tiempo, esas parejas en las que no ves nada, esas parejas que se dan cuenta de la situación por la que están pasando pero que prefieren la comodidad de lo conocido a la dificultad de las oportunidades por conocer. Quizás no lo piensen ambas partes, quizás solo a una de ellas le falta “ese algo”. Pero si una parte no está bien, ya ninguna lo está. Esas parejas a las que ni un ejército de junios les hacen abrir los ojos.

Las reconocerás por su rutina y porque llevan un tiempo considerable sin hacer nada por primera vez. Algunas de ellas no tienen ni discusiones pero tampoco chispa, se han acomodado de tal forma que ni ganas de reconciliaciones les quedan.

Son parejas de cara a la galería, que se han aferrado al miedo de enfrentarse al mundo solos y se agarran a una relación que se balancea al borde de un precipicio.

No hablo de las malas rachas que tienen todas las parejas, tampoco de la pérdida de emoción e ilusión del principio que, con el paso del tiempo, llega a normalizarse. Tampoco estoy boicoteando a todas esas parejas que llevan años y años de relación estable y han construido una rutina juntos.

23261b11dfd40ea88ea68636646eb493

Hablo de cuando no queda amor e ilusión, cuando el roce de la mano de tu pareja no te dice nada, cuando ves en otras personas enamoradas gestos cómplices que no recuerdas cuando tuvisteis por última vez. Hablo de afrontar y reconocer la realidad porque  la gente no cambia pero sí evoluciona, establecemos nuevas prioridades y nuestros sentimientos lo hacen con nosotros, se desvanecen  o modifican su intensidad. Y si nosotros cambiamos ¿por qué no iban a hacerlo nuestras relaciones? éstas acaban y no hay nada de malo en ello. Con el paso del tiempo asumimos nuevas situaciones y nuestras necesidades pueden ser otras. No importa si pensaste que era el amor de tu vida o si te imaginaste celebrando las bodas de oro, eso nunca podremos saberlo.

Debemos reunir el valor necesario para salir de ahí, por mucho que nos cueste dar el paso y por muy doloroso que nos resulte causar ese daño a la otra persona. Poner el contador de los kilómetros a cero y emprende ese viaje. A la larga será bueno para los dos salir de esa relación ficticia y atreverte a afrontar la vida “sola” de nuevo, soltando la mano de quien te ha estado acompañando hasta ahora y emprendiendo una nueva etapa, tan buena como necesaria en la que el miedo se irá de tu lado en cuanto empieces a caminar por ella.

25639caef5d9bfbc939ee0e58b89020b

 

Recordarás todos los momentos de la etapa anterior con nostalgia quizás pena, pero te estarás dirigiendo con ilusión a construir recuerdos nuevos, da igual si te enamoras de nuevo o no, pero te descubrirás siendo y te encontrarás justamente en el lugar en el que quieres estar.

Hasta ahora

Ya no voy a permitir que llegues cuando ves que continúo, que no puedas verme feliz y decidas volver sin volver para teñírmelo todo de negro.  Voy a suprimir esas idas y venidas por aquí para asegurarte de que no te olvide, para que sigas estando pero sin estar. Ya no.

Hasta ahora te he recibido con la mejor de las sonrisas, pensando que esa sería la definitiva, pensando que te querías quedar y que era nuestro turno de vivir esas historias de amor de las que todos hablan.

Hasta ahora he justificado todos tus comportamientos  injustificables, buscando el por qué de todos. Convenciéndome de que había algo que te impedía quedarte y que no nos dejaba estar juntos.

Hasta ahora he creído cada palabra que salía de tus labios, esos que tantas veces han buscado mi boca, la misma que jamás te ha dado un “no”.

Hasta ahora nunca había recibido tantos “no”.

Hasta ahora estaba convencida que te darías cuenta, que te sentarías conmigo a disfrutar del viaje, que ocuparías el lugar que te había reservado en mi vida.

Hasta ahora siempre te he dejado la puerta entreabierta, para que entrarás y la cerrarás cuando estuvieras “preparado”.

Hasta ahora había imaginado tantas cosas que no sé cómo seguir cuando termine este ahora. Porque hasta ahora tú eras mi ahora. Hasta ahora… Ya no, no más.

Pinterest

Pinterest

Ahora he comprendido que nunca hemos estado en el mismo nivel, ni cerca de vivir ninguna de esas historias. Ahora he visto con más perspectiva nuestros caminos y siempre han estado tan alejados como nosotros.

Ahora sé que quien no se queda no quiere quedarse. No hay nada más. Ya sé que nunca sentiste que tú lugar estaba conmigo porque simplemente  no querías que estuviera ahí.

Ahora sé que has sido capaz de decir cosas que no sentías por si alguna vez te apetecía volver, que ya lo hacías. Sé que todas esas palabras eran tu billete de vuelta hasta mí y tu llave para siempre abrir mi puerta.

Ahora mi única palabra hacia tí va a ser un “no”, todos los que hasta ahora no he tenido la oportunidad de estrenar.

Ahora ocupa el lugar que quieras ocupar en la vida de quien quieras ocuparlo, que yo ahora me reservo el derecho de admisión.

Ahora cierro la puerta que tantas veces te ha traído hasta mí, a ver si es cierto eso de que se abre alguna que otra ventana.

Hasta ahora en mi mundo éramos tú y yo. Ahora puedo decir que sólo estoy yo y que me sobra una entrada.

Pinterest

Pinterest